lunes, 21 de julio de 2008

BIENVENIDO MR EXPO

Tenía algo escrito sobre la Expo después de su primer fin de semana.Estaba incabado así que no lo publiqué.Mejor, ahora puedo completarlo con la experiencia del mes y poco que llevamos. La historia empezaba así:
Como un Fluvi amarrado al volante de un taxi. Llegó al fin la Expo a Zaragoza. Hosteleros, comerciantes y demás currantes del sector servicios la esperan como agua de mayo (de mayo de este año a poder ser). Vemos un buen momento para recoger y guardar ante la desaceleración que se viene encima (Parece ser que la Real Academia ha decidido intercambiar los significados de dos palabras, así pues hablaremos de la crisis del Renault de Alonso antes de cojer una curva).

El gremio del taxi preparó sus mejores galas y salimos a la calle la flota al completo el día 14,día en que se abrían las puertas de la exposición a los visitantes. Después de tres meses en los que habíamos perdido nuestro día laboral de descanso cada 15 días, ahora tocaba también trabajar todos los fines de semana de la muestra. Oséase, tres meses de trabajo sin descanso alguno.Asumido ésto, quedaba el consuelo de que el esfuerzo valdría la pena si el trabajo cumplía las expectativas creadas. Así pues, nuestro recibimiento fue una versión taxística de la obra maestra de Berlanga "Bienvenido Mr Marshall". Resultó al menos igual de sardónica de la clásica canción que todos recordamos de la película. Un festival de luz y color (verde) paseándose por la ciudad. Prácticamente la misma cantidad de usuarios que siempre para el 50-60% más de taxis. La recudación total del fin de semana en término medio bajó en torno al 40-50% respecto a cualquier otro fin de semana.

Había que buscar improvisadas soluciones nada fáciles para paliar este "desastre inaugural". Por supuesto ninguna trascendencia mediática. Aquí solo importa el que cuando el autobús tarda o el sábado me quiera ir a casa alzar la mano en cualquier sitio que esté y tener un taxi libre en los morricos.

Reunión entre ayuntamiento y asociación de auto-taxis para ver que se puede hacer y en función de lo que exige el ayuntamiento se toma una medida de regulación del servicio que, al no poder ser norma se queda como recomendación. El tema para que la persona ajena al gremio se entere es que descanse la mitad de la flota cada 2 findes dejando la opcion de poder trabajar unas horas determinadas para así si la mayoría lo cumplíamos poder hacer unas recaudaciones decentes y no estar dos findes para recaudar lo que antes hacíamos en uno. Una adaptación más o menos lógica no?

Pasado y el primer mes de la muestra doy mi enhorabuena a un gremio que en muchas ocasiones no ha estado a la altura como colectivo. La recomendación se ha cumplido por la gran mayoría de los taxistas y así hemos conseguido unas recaudaciones decentes (que no extraordinarias) y hemos ganado calidad de vida disponiendo de tiempo para los nuestros.

Más o menos era ésto lo que había escrito, más o menos un plano de situación y emplazamiento.

Ahora escribiré un poco en base a sensaciones . Nunca en mis siete años al volante del taxi he recibido tantas quejas en los trayectos que en el último mes. Al revés, eran muchas las felicitaciones sobre la eficacia, rapidez y óptimo servicio dado. Siempre me he preocupado de pensar y elegir bien el trayecto para que las necesidades del cliente que ha escogido el taxi como servicio de transporte público queden satisfechas. Pero últimamente la cosa ha cambiado. Los mismos trayectos que antes habían sido elegidos con buen criterio ahora son del todo equivocados, pero altamente equivocados. ¿Estaré perdiendo conocimientos sobre la ciudad?,me preguntaba.El cliente lo expresa de manera segura y contundente. Siempre puede uno equivocarse y no me cuesta nada reconocerlo pero últimamente el cliente hila demasiado fino, y la diferencia con los trayectos que ellos dicen mucho mejores es tan mínima que en muchos casos no existe o es claramente peor recorrido. Acepto dichos reproches con humildad y cediendo un poco, pero voy a ser menos flexible. He llegado a la conclusión que no es que en los últimos tiempos mis trayectos no sean los adecuados sino lo que no son adecuados son los bolsillos de algunos de los clientes. El cúlmen me sucedió el otro día, servicio de la estación a las fuentes. Tomo avenida navarra,calanda,corona... y en san juan de la cruz me dice que vaya vuelta le estaba dando...Me mordí la lengua y paré el taxímetro. Al llegar a destino le bajé las maletas y le dije que no le cobraba, que él se había expresado como si yo estuviera atracando a alguien y yo no era ningún ladrón, así que era libre de irse sin pagarme. El tipo después de insistirme en que el trayecto no que había hecho era mucho peor y yo ya dándole el beneficio generoso de la duda insiste en pagarme. Yo me niego rotundamente he iniciamos una discusión algo surrealista. Como el tema se estaba alargando en demasía al final le cobré a regañadientes lo que él decía que valía la carrera, de largo bastante más de lo que hubiera marcado el taxímetro por donde fuimos...

En fin, que lo que en principo era hablar de la Expo se ha convertido en hablar de la crisis, ya que sin duda su efecto está siendo mucho más patente que el de la exposición. Así que :

Bienvenida, Miss CRISIS!!

PD-.Por cierto,ayer visité la Expo. Precioso todo.

.

2 comentarios:

Jose dijo...

Yo estoy algo asustado r lo que dice la gente que viene, los datos económicos no pueden ser peores. Pero no debemos perder la calma.
A ver si éste mes podemos ir a la Expo, de momento tenemos un viaje familiar( u obligado a Asturias ).
Tengo ganas de volver a la normalidad laboral, para saber lo que realmente tenemos.
Bueno, un saludo, y suerte.

Anónimo dijo...

Buenas tardes,

Este mensaje iría mejor en el artículo anterior, pero es lo mismo.

Lo primero, decir que me sigo conectando asiduamente a tu blog, y leo con devoción cada uno de tus artículos.

Lo segundo. Siento para el gremio de los taxistas este cocktail explosivo y resacoso que parece ser la mezcla Expo+crisis, que a buen seguro y por lo que leo, hubiera sido mejor que no hubiera tenido lugar nunca.

Un conocido de ambos comentó una vez entre carcajadas, en un tema que no tiene nada que ver:

"En peores plazas hemos toreado. Y hemos salido a hombros por la puerta grande. Y encima, hemos repetido."

Así pues, ánimo para todos. Cuando todo vuelva a la normalidad (Que volverá) será un dulce victoria.

Saludos.

Soberano, Rey.
¿Dudar? Quizás.